Desgranando KIDS SEE GHOSTS

Publicado por el 13/06/2018 en Música

El último mes, sea el día que sea, sólo se escucha el nombre de Kanye WestKanye this, Kanye that. Su imparable capacidad creativa y de producción no se sacia con sus propios álbumes, sino que se alimenta de la participación en proyectos de sus más cercanos colaboradores. Si a finales de mayo firmó la magistral producción de ‘Daytona’ con Pusha T, y luego reventó Spotify, iTunes, Billboard y todo lo que se le puso por delante con su octavo proyecto musical ye’, ahora vuelve al ataque junto a su amigo, y miembro vitalicio de G.O.O.D. Music, Kid Cudi. En una creación conjunta al más puro estilo Watch the throne’, en la que Yeezy y Cudders ponen sobre la mesa una serie de beats que desconciertan al más pintado. Y que tuvo en Santa Clarita, California, su escenario de presentación en una listening party muy del estilo de la de ‘ye’, con hogueras y al aire libre. This is the new Kanye.

Si ‘ye’ fue un viaje intimista y profundo por las emociones que había vivido Kanye en los últimos tiempos, KIDS SEE GHOSTS es una carretera de montaña en la que a la vuelta de cada curva se presiente un nuevo recorrido, diferente al anterior. Sonidos oscuros que te abruman en Kids see ghosts’, o samples muy años 30 de la mano del genial trompetista de jazz Louis Prima, para romper los esquemas de la composición contemporánea en ‘4th Dimension’.
 
 
En ‘Freeee (Ghost Town Pt. 2)’ da la impresión de que en cualquier momento escucharemos a Lenny Kravitz cantarse unos versos, mucho rock, que desemboca en la genial y explosiva demencia de Feel the love’ y, posteriormente, en Fire’, donde la influencia de las emblemáticas bandas sonoras de Ennio Morricone es patente y latente. Tarantino vibes. Un soplo de frescor en la nuca te golpea al escucharCudi Montage’. Pura elevación espiritual durante 3’17”. Viaje astral peyote en mano al ritmo de suaves acordes de lo que parece un shamisen. 
 
‘Reborn’ no puede tener un título más adecuado. Es esencia Scott Ramón Seguro Mescudi pura y dura. Es la llegada del ave fénix resurgiendo y brillando como antaño, ése que nos petó la cabeza con Man on the moon’. Cudi’s back, y no podemos estar más felices de que la época de depresión y adicción haya derivado en esta asociación, y regalarnos este puchero musical en el que cada pieza es necesaria para cerrar el puzzle.
 
 
El lazo de este regalo lo pone Takashi Murakami con una obra de arte para la portada. Dos artistas de su talla, constantemente bajo el embrujo de la revolución que se propone desde Japón siempre, no podían poner un broche mejor y lanzar un nuevo guiño a la cultura nipona. Ponle un marco.
 
Toda esta mescolanza de estilos y elementos sólo puede tener detrás a Ye, y a su derecha a Kid Cudi. Disfruta de la travesía, y no olvides subir el volumen. Merece la pena. Mucho.
Y esto no ha acabado. Teyana, Nas, os estamos esperando.

Sé el primero en comentar...

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso