El último Bailey de Burberry

Publicado por el 21/02/2018

El magistral diseñador británico se despidió de la que ha sido su casa desde 2001 con un despliegue de clásicos y revolución sólo a la altura del que fuera creativo de Donna Karan y colaborador del legendario Tom Ford en Gucci.

Su carrera a los mandos de la casa Burberry ha sido la de un tipo de profundas raíces anglosajonas, y con una visión del pasado y del futuro que han hecho de este gigante de la moda una de las firmas más rentables del panorama fashionista expandiendo su sello a rincones que jamás antes habían imaginado. Su alianza con Gosha Rubchinsky lo pusieron en primera línea del streetwear y convirtieron a la firma inglesa en un codiciado tesoro para los hypebeasts de todo el mundo. Bailey supo leer con acierto la tendencia de la alta costura a salir de las galas y acercarse a la calle, y diseñó junto a éstos una colección en la que se revisan muchos de sus clásicos. Como el inmortal trenchcoat o la Harrington jacket, y reinterpreta la aplicación del famoso estampado de cuadros en piezas como bucket hats, camisas con corte más bien skate y demás piezas salpicadas por el estilo post-soviético que enamora a propios y extraños.

Y su despedida no ha podido ser más brillante. En unos tiempos en los que la comunidad LGTBQ+ parece dar dos pasos adelante y tres hacia atrás en esta sociedad incomprensible, gestos como el del diseñador son un puñetazo en la quijada de los que se resisten a abrazar la diversidad y el respeto por las elecciones del prójimo. Mucho color para reivindicar el lugar que todos tenemos en el mundo. Banderas arcoiris tiñendo prendas tradicionalmente portadas por los detectives más rudos del cine, accesorios que cobran un protagonismo perdido tiempo atrás en la marca de Thomas Burberry y una Cara Delevingne cerrando el desfile pisando fuerte envuelta en un abrigo todocolor para cerrar ciclo con el que fuera su descubridor y mayor valedor hace ahora 7 años. El desfile fue todo un homenaje a la firma y sus orígenes, que han definido como nadie lo que significa ser británico a lo largo de la historia, pero también un guiño a esta nueva Gran Bretaña en la que la multiculturalidad y la lucha por la igualdad de todos sus ciudadanos están a la orden del día. Las nuevas generaciones son las que definirán los designios de una firma de gran tradición pero que, gracias a Cristopher Bailey y su lectura, tiene los mimbres para afrontar el futuro con todas las garantías y la aprobación de todos y cada uno de sus seguidores.

Como no podía ser de otra forma, en su adiós a Burberry estuvo acompañado de muchos de sus valedores más públicos, como la actriz Keira Knightley. Y por algunas de sus apuestas personales, véase Blondey McCoy. Nadie se quiso perder su cápsula más inclusiva con piezas del archivo de la firma de los 80 y 90 revisadas para la ocasión. Paris Jackson, Kate Moss, Jordan Dunn, Tinie Tempah, Skepta, Idris Elba, Zendaya, Steve McQueen, Gosha Rubchinsky, Paloma Faith o Liam Gallagher son sólo algunos de los 1.300 afortunados que vieron al sucesor de Roberto Menichetti cerrar esta etapa con The Rainbow Check, e invitarnos a bailar todos al ritmo de la misma canción.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list