Explorando la evolución de las Nike Air Presto

Publicado por el 22/04/2016 en Artículos

Dentro del Alpha Project, las originales Air Presto de Nike fueron puestas en el mercado con el recién estrenado nuevo siglo. Pero sus orígenes se remontan cuatro años antes, allá por 1996 en Korea, cuando el encargado de desarrollo del calzado de la marca, Tobie Hatfield, se encontraba en el país asiático investigando nuevas siluetas. Y pronto recibió dos demandas bien esclarecedoras de su grupo de investigación: que las zapatillas deberían ajustarse al pie sin dañarlo, permitiendo que éste tomase el control de las zapatillas ofreciendo el máximo de comodidad.

Ajuste y comodidad. Así surgieron los primeros bocetos sobre estas dos metas. Hasta llegar al primer prototipo, que mostraba una marcada muesca en V, un hueco en el tobillo con la finalidad de mejorar el ajuste. Y fue un compañero de trabajo, con unos pies de talla 11, quien probó estas primeras zapatillas de un tamaño dos tallas inferiores. Sorprendentemente sin quejarse y ver cómo esta V restaba tensión en el cuello de las mismas y creaba un efecto de bisagra que las expandía. Colocando en la cabeza de Tobie la propia idea de ofrecer el mismo sistema de tallaje de las camisetas con el calzado, sin medias tallas. Únicamente pequeñas, medianas y grandes.

Dos años más tarde, y después de desarrollar este proyecto ya en Oregon, sus primeros frutos se vieron representados con el lanzamiento de las Air Gauntlet. Una zapatilla con una gran muesca en forma de V, malla elástica en la parte delantera y un clip metálico en el talón para personalizar el ajuste. Pero en 1999 volvieron a la carga con un nuevo modelo más enfocado al corredor de élite, las Air Zoom Drive. Esta vez sin V pero tampoco sin costuras interiores. Completando su diseño con el clip y una (nueva en este momento) unidad Air Zoom visible desde el talón.

Finalmente, cuatro años después de aquella idea alrededor de una zapatilla que ofreciese ajuste y comodidad sin igual, nacían las Air Presto en el año 2000. Contando, durante su desarrollo, con el último obstáculo del material que se acabaría utilizando en su upper. Ya que en un principio se pensó en el neopreno por su elasticidad, pero éste mantiene el calor. Así que se optó por la malla espaciadora, común en la industria médica, tanto por su transpirabilidad como por su flexibilidad. De esta forma, la revolucionaria silueta salió al mercado fabricada como un calcetín, junto a una gran carcasa sobre la mitad del pie hasta el talón a modo de apoyo (y parece ser que basada en el Apple iMac G3 de la época), una puntera para ofrecer mayor comodidad y libertad a los dedos, una entresuela Phylon encima de una suela acolchada Duralon, un sistema de tallaje que abarcaba desde la XXXS hasta la XXXL (‘T-shirt for your feet‘), un nombre prestado de la magia (como cuando los magos dicen la palabra ‘Presto‘) y una campaña de publicidad muy original junto a 13 colorways e ilustraciones de lanzamiento nada convencionales. Como el Catfight Shiner (algo así como una pelea de gatas), el Trouble at Home (problemas en casa), el Abdominal Snowman (el abominable hombre de las nieves) o el Rabid Panda (Panda rabioso).

16 años después de su lanzamiento, las Nike Air Presto han sido calzadas por atletas con la sensación de ir descalzo. Además de aparecer por galerías de arte, modificar la estética deportiva y desarrollarse sobre modelos posteriores, como Faze, Chanjo o Footent. Evolucionando este mismo año con su rediseño a base de tecnología Flyknit y Ultra.

Pero para la marca también supuso un nuevo hito dentro del equipo de diseño, con una construcción minimalista y un concepto de movimiento natural que marcaría el camino a seguir en los próximos años.

«La gente siempre me pregunta, ‘¿Por qué no hacemos una Presto 2?’. A lo que respondo ‘Ya lo hicimos. Y se llamó Nike Free’.«

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso