Dano

Liricista, beatmaker, productor, diseñador, director y filósofo de parque, ex-redactor de Hip Hop Life y Hip Hop Nation, ocasional fotógrafo y experto charlatán. Como fundador de Ziontifik, es culpable de neo-clásicos del rap patrio como “El Veneno” de Acqua Toffana y de realizar el proyecto audiovisual más ambicioso del año; Ziontifik Black Ops.

The What?

El otro día llegó un amigo a casa, habíamos quedado para hablar de un proyecto.
Entró por la puerta y yo, con mi habitual metralleta verbal, comencé a disparar ideas
y conceptos, sólo para detenerme breves instantes después al notar su agitado respirar
y preocupada expresión. Acababa de hacer algo. Algo que perturbaba su sueño hace
varias jornadas, una idea que nació pura y casta en la lucidez del día… una idea que
creció oscura y peligrosa en el insomnio de la noche. El último paso en una serie de
simples pero bien pensados movimientos que coqueteaban con lo criminal. No hizo
daño a nadie. No le quitó el pan a ninguna boca, nadie se verá afectado por sus actos,
pero mintió a media comisaría y acabó con algo que no le pertenecía.

Respiró profundamente. Había terminado su relato, pero alguna voz aún reverberaba en
su cabeza. Buscaba mi opinión. Buscaba la justificación en mis palabras. Yo… me reí.
Primero, para mis adentros. No podía emitir juicio. Yo mismo había hecho algo muy
parecido para conseguir algo muy similar. Y fue por el mismo motivo. Por esas noches
de eco. Por todas esas veces que se repite el loop. Si es lo que tienes que hacer… hazlo.
Si es lo que tienes que hacer…

En estos tiempos revueltos, donde hay poco “amar” y mucho de su antónimo, donde la
moda es la de lo extremo (para ambos lados de la balanza) y el lenguaje, el de la
velocidad, se habla de revueltas, de movimientos, del poder de la gente y de la energía
que transmite el levantamiento popular. Cierto. Genial. Ahora… ¿quién habla de la
ansiedad? ¿Quién habla de esas noches, de los banquetes de techo? ¿Quién habla de esa
energía malgastada de toda una juventud? ¿Quién habla de todos esos sueños arrugados
en papeleras bajo un escritorio? De poco servirá que cambien las leyes si no cambian
los padres, poco útil será que baje el precio del Metro si a donde vamos es a otro
cubículo, bla bla bla… Parece que se trata de hacer la vida menos difícil, no más
fácil. “Llena al niño de pastillas y que no de problemas. Mete al crío en mil actividades
para no tener que sentarme a conversar con mi hijo” Estamos preparando una
generación de reprimidos emocionales cuyo único fin será el de aparcar coches en
EuroVegas®. Y aquí es donde se plantea la duda; ¿es esto realmente “lo que
hay”? ¿Luchamos únicamente por la vaselina? ¿Hemos aceptado ya que nos van a
refollar el culo? Yo sólo digo que si en el futuro, después de las manifestaciones,
cuando llegue el hartazgo, y luego el hambre y la pobreza REAL, y luego los
levantamientos, y las revueltas, y los saqueos y los incendios y la toma de poder y las
guillotinas… si todo vuelve a lo mismo, si todo sigue igual aquí dentro, si las voces
siguen repitiéndose en bucle… es que algo hemos hecho mal.

Haz tu movida y hazla a tope. Nadie va a dar un pavo por ti, y el salto… es jodido. Pero
si quieres, hazlo. Inténtalo. Eso sí, todo tiene sus consecuencias, pero si es lo que tienes
que hacer…

 

 

Fuck the world, don’t ask me for shit! Everything you get, you got to work hard for it!
Biggie & Method Man – The What?

[youtube F_Z_B7UQ5bU]

  • http://causeineedit.wordpress.com/ Un lector cualquiera

    El cambio está en nosotros, no en los dirigentes. Como bien has dicho, es época de apostar por nosotros mismos, ya que nadie lo hará. La evasión y la persuasión estará ahí mientras la consumamos. En cada persona esta la decisión de como afrontar el presente, y en consecuencia el futuro.