Charlamos con Alessandra De Cristofaro

Publicado por el 22/08/2018

Dicen que la soledad es la clave para llegar a entender a los demás y a uno mismo. Alessandra De Cristofaro, en sus ilustraciones, retrata principalmente mujeres que gozan de la soledad, en espacios donde el tiempo se dilata hasta parecer eterno. Momentos que definen la cotidianidad, y de rebote, las existencias de sus protagonistas. Alessandra ama los detalles, dotar de significados y palabras a los objetos que parecen interrumpir el silencio ilusorio de su obra. Y ama la ironía y la melancolía.

Con una afición por el uso del lápiz, Alessandra estudió Ilustración en la Academia de Bellas Arte de Bolonia y Diseño en la Universidad de Hamburgo. Ahora vive en Roma y colabora semanalmente con la revista Vanity Fair Italia y entre sus clientes encontramos también el New York Times, Plansponsor, The Hollywood Reporter, Vice, Lenny Letter, De Morgen, Vita, Edizioni EL y Alba Editorial.

Hola Alessandra, cuéntanos un poco sobre ti.

Nací en Lecce, una bonita y soleada ciudad al sur de Italia. Crecí en los años 90, mi película favorita cuando era niña era ‘Labyrinth’, el primer CD que compré fue ‘Bleach’ de Nirvana y el primer pintor que me encantó fue Schiele. A los 13 años leí la historia de Christiane F. y dos años después descubrí la poesía gracias a Majakovskij. Siempre he dibujado y leído. Me encanta el cine, la danza, el teatro y descubrí la ópera cuando ya era grande. Cada vez que escucho a Maria Callas cantar ‘Casta Diva’ lloro sin vergüenza.

¿Cómo describirías tu interés en retratar la “cotidianeidad”?

Empecé a dibujar para pasar el tiempo en una época en la que no pude caminar debido a un problema en la pierna. El problema luego se resolvió, pero mantuve el hábito de dibujar. Estaba dibujando para mí, mis estados de ánimo, lo que sentía. Durante la escuela secundaria estaba muy aburrida, y en los bancos dibujaba mujeres que vivían en los árboles. Luego también hice una estúpida viñeta protagonizada por un hongo antropomórfico y entusiasta que moría de forma tragicómica al final de cada tira. Dejando a un lado el hongo, muchos elementos de esa época vuelven hoy a mis dibujos, obviamente trato de hacerlo de manera profesional y coherente con el proyecto en el que estoy trabajando.

¿Y este amor hacia los detalles?

Intento hacer siempre lo mejor posible e, incluso cuando tengo muy poco tiempo, cuido mucho la composición, el color, la atmósfera y dar un punto de vista personal sobre el texto en el que estoy trabajando, sea un libro para niños o un artículo para una revista.

¿Qué nos cuentan tus mujeres sobre ti?

A menudo me han dicho que mis dibujos a veces son divertidos y a veces melancólicos. Estoy de acuerdo porque también creo que son las dos caras de la misma moneda. Como el profesor Slughorn le dice a Harry Potter, “no hay luz sin oscuridad”. A partir de este año, todas las semanas colaboro con la revista Vanity Fair Italia en una columna dedicada a los asuntos del corazón, así que a menudo dibujo personajes femeninos que luchan con los sentimientos. Es una experiencia muy guay y útil, y los temas definitivamente están en mis cuerdas. Por un lado, a veces dibujo atmósferas de ensueño, por el otro, también trato de pasar elementos de fuerza e independencia.

Te has dado a conocer por el público español y latino gracias a un libro ilustrado dedicado a Dian Fossey. ¿De qué va?

Es un libro dedicado a la vida de la zoóloga y primatóloga estadounidense Dian Fossey, por el cual trabajé con gran placer. Es parte de Pequeña & Grande, una hermosa serie escrita por María Isabel Sánchez Vegara y publicada por Alba Editorial (Barcelona). La serie está dirigida a los niños y cada volumen cuenta la historia de alguna mujer que ha dejado su huella. La historia de Dian Fossey es una historia reciente y muy conmovedora. Ha dedicado toda su vida al estudio y la preservación de los gorilas de montaña, una especie en peligro de extinción que vive en Ruanda.

Lo que más te fascina del universo femenino…

En general me fascina la fuerza interior del ser humano, lo que se llama resiliencia: la capacidad de reaccionar a un evento traumático, o de “ser capaz de absorber un choque sin romperse”.

Algo de lo que te gustaría hablar y que nunca te preguntaron.

Me gustaría hablar de la importancia de adoptar perros y gatos de todas las edades y condiciones físicas en las perreras. Realmente se trata de salvarlos de condiciones tristes. Cuando quieras tener una mascota, ve a la perrera de tu ciudad.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list