Charlamos con Blancactus a.k.a. Thegirlwithahat

Publicado por el 06/06/2018

¡Hola Blanca!

Ya conocemos tu faceta como ilustradora street en @thegirlwithahat, así como tu lado más personal a través de @blancactus, donde nos enseñas que eres buena amante del streetwear. Esto obviamente nos encanta. Así que hablemos ahora de todo un poco.

Empecemos por tus ilustraciones y la visión del mundo, tu mundo, la actitud de las mujeres, sus miradas y la escenificación: uñas, iPhone calls, miradas ausentes y sneakers on point. ¿Continúa siendo Instagram tu mayor fuente de inspiración?

La verdad es que últimamente no lo es tanto. Estoy más centrada en buscar la inspiración en mi interior, en ideas de mi cabeza, reflexiones o experiencias. Creo que cuando pones tu alma en lo que haces la calidad es muy diferente, de alguna manera conecta con el espectador con mucha más intensidad. En Instagram hay artistas maravillosas muy inspiradoras, pero lo cierto es que la plataforma me ha saturado un poco, se ha vuelto una red social muy invasiva y al final resulta contraproducente: encuentras muchas fuentes de inspiración, pero a la vez limita mucho tu capacidad de imaginar por ti mismo, de experimentar tus propias vivencias y de profundizar en lo que quieres expresar. 

¿Son otras artistas, y sus perfiles, una sugestión/aspiración artística dentro de tu trabajo?

¡Claro! Me encanta ver contenido de calidad generado por grandes artistas como Laura Callaghan, Polly Nor o Carla Fuentes, entre otras. Creo que se aprende mucho observando. A mí personalmente me motiva mucho ver personas que trabajan duro para llegar donde están y consiguen lo que se proponen. 

Nada nos gusta más que un ‘Cómo se hizo’…Ahora volumen Blancactus. ¿Cómo empezaste a hacerte a ti misma (artísticamente)?

Siempre me ha encantado el arte, pero comencé a tomarme más en serio el dibujo después de mi primer año de carrera. Empecé a hacer arte urbano con un compañero por diversión y eso me dio el impulso que necesitaba para centrarme más en el dibujo. Me encantaba la sensación de que dibujaba “para alguien”. Aunque dejé de hacer arte urbano, gracias a las redes sociales pude continuar con esa motivación de pensar que lo que hacía no se quedaba en casa, llegaba a alguien. En mi último año de carrera decidí compaginar mis estudios con estudios de ilustración editorial y comencé a tomármelo más en serio.

¿Cómo ha sido tu relación con la ilustración? ¿De nacimiento?

Siempre me ha gustado, supongo que viene de familia. Mi padre siempre ha tenido una gran pasión por la pintura y eso es algo que me ha transmitido desde muy pequeña. Mi abuela, su madre, también pintaba de maravilla, y mi tío es un gran ilustrador.

¿Cómo has ido desarrollando tus herramientas de trabajo, y cómo es tu proceso de creación actualmente?

Antes me gustaba mucho pintar con acuarela y lápices de colores. No tenía una técnica favorita pero era a lo que más recurría. Luego, con el arte urbano comencé a utilizar sobre todo tinta y acrílicos. En cuanto tuve mi primera tableta Wacom dejé todo esto un poco de lado. Pintar en papel es mucho más satisfactorio, pero no siempre tengo tiempo para el engorro que supone. El dibujo digital te permite un margen de error infinito y es mucho más cómodo.

Mi proceso actual generalmente comienza con la necesidad de expresar algo, una idea. Una vez tengo el concepto, hago bocetos sobre papel o directamente en digital para lograr una composición que me guste y que transmita la idea tal como la imaginaba en mi cabeza. Se basa sobre todo en prueba y error, hago muchas pruebas de bocetos y de color hasta que sale exactamente lo que esperaba. Otras veces dibujo simplemente por diversión, encuentro una imagen que me inspira y me lanzo a probar.

En tu IG personal, las que te seguimos sabemos que la gama de colores en la que te mueves es fría: colores azulados, rosas, actitud distante y uñas siempre preciosas. Encontramos que tus ilustraciones también se mueven dentro de esta gama, ¿a qué se debe este paralelismo?

Aunque creo que no abuso del color en mis dibujos, para mi tiene muchísima importancia, me inspira mucho. El color completa el mensaje de una composición y muchas veces es la causa de que empiece a crear algo. La gama que utilizo es la que más me obsesiona, me hace sentir cómoda. Trato de encontrar una estética que me represente, ¡y supongo que no puedo evitar que se refleje en ambas cuentas!

La pregunta del millón, ¿vivir del arte o vivir para poder hacer tu arte?

Ojalá ambas algún día. Me encantaría vivir del arte, pero vivir para poder hacer mi arte también. Mi objetivo es vivir del dibujo o la ilustración a tiempo completo, pero no me gustaría que eso no dejase espacio y tiempo para dedicarlo a proyectos personales y seguir creciendo como artista.

¿Cuándo caíste rendida al encanto de las sneakers y streetwear? ¿Algún tesoro que destacar?

Siempre me ha llamado la atención esa estética, lo que representa, creo que transmite una actitud diferente ante la vida. El estilo que tengas es una forma de expresar cómo eres, y a mí éste en particular me hace sentir muy cómoda. Antes no tenía dinero suficiente para comprar las zapatillas que quería, y mis padres normalmente pasaban de pagarme esos caprichos. En cuanto empecé a trabajar y a poder comprarme lo que me gustaba, fue mi perdición. Creo que fue entonces cuando más aumentó mi interés por las sneakers y el streetwear. Además, en ese punto apareció Fer, mi pareja, que es un friki de la moda y también ayuda bastante a alimentar esa obsesión 😛

Mi tesoro más preciado son mis Raf Simons Ozweego. Sé que lo he contado ya en otras ocasiones, pero es que las amo.

Blanca, por último, tu debilidad por los cactus, ¿de dónde viene?

En realidad viene por un tatuaje que me hice con una amiga, es algo simbólico que representa el año en que estuvimos viviendo juntas en Milán. Fue un año genial en nuestras vidas y queríamos diseñar algo que guardase su recuerdo. Yo diseñé el tatuaje con un cactus y algunos elementos simbólicos más. ¡Creo que fue a raíz de tatuarme el cactus cuando me empezaron a gustar tanto!

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list