Conversaciones: AWWZ

Publicado por el 31/01/2019

 

Awwz (léase Aus) es el proyecto personal de Gemma, una productora musical de Barcelona que lleva cuatro años explorando espacios oníricos con una electrónica muy poco obvia. Llama a lo que hace shower music, una mezcla down-tempo que se resuelve en atmósferas sensuales y que incorpora referencias rap, afrobeat, dub, future R&B…

Su shower music descontextualiza la música electrónica de la pista de baile. Awwz ha demostrado ser capaz de tener bajo control un Boiler Room, pero ‘Visa‘, ‘Awake‘ o ‘Bounce Back‘ son canciones que se dejan escuchar en contextos íntimos, muy diferentes al del directo. No sólo valen como banda sonora para la ducha; nos parecen el acompañamiento ideal para escuchar un domingo de desconexión, en la terraza al sol del invierno, o en cualquier situación que permita apreciar todas las capas de emociones que hay detrás de cada tema.

Últimamente Awwz pasa más tiempo fuera de España que aquí. Ha sacado sus últimos dos singles con Nacional Records (Los Angeles), ha trabajado con Finesse (México) y los de Boiler Room la llamaron a mitad de la gira latinoamericana para que pinchase en Guadalajara. Fuera se han dado cuenta antes del talento de la catalana, y eso le ha permitido crecer musicalmente sin intentar encajar en el sistema cultural español. Su estilo se ha ido puliendo y empapando de influencias, y cada vez está claro que Awwz ya no es una promesa, sino un nombre consolidado en la escena electrónica alternativa de nuestro país.

Nos sentamos a hablar con ella de sus referencias, de los espacios en los que le gusta pinchar y de su último proyecto en colaboración con Adidas, BEATSxUS, que promueve que las chicas pasen a tomar posiciones activas en el sector de la producción musical, tradicionalmente dominado por hombres.

 

 

Por empezar por algún lado, nos gustaría que te presentases.

¡Hola! Soy Awwz, pero me llamo Gemma. Soy DJ y productora de música electrónica bassy.

 

¿Qué estás escuchando ahora mismo? Nos encanta la lista de reproducción que hiciste hace un tiempo para The Objective: Kojo Funds, IAMDDB, Tobi Lou…

Ahora mismo estoy quemando a EBZ the artist, ‘Say It‘ es un temazo. También ‘Sober‘, de Mahalia. Deberían traer este año a Mahalia a algún festival.

 

Nuestra cultura musical subordina la base a la voz, y eso relega al productor a una posición secundaria respecto del cantante. Necesitamos más Mura Masas; necesitamos más Awwzs. ¿Crees que las cosas pueden cambiar con toda esta nueva generación de bedroom producers?

La etiqueta de beedrom producer ya lleva tiempo circulando por ahí, y me atrevería a decir que ya está hasta medio pasada. Siendo sincera, no sé si las cosas pueden cambiar mucho. Al menos en el mainstream. No tiene mucha pinta.

Siempre ha habido, quizá, un punto de comodidad en el rol de de algunos productores, que se han quedado en el “yo me estoy con el grande y a partir de ahí todo bien”; aunque yo creo que depende del artista, de cómo se sienta y de cómo se quiera posicionar. Yo normalmente funciono al revés de lo normal: saco lo mío, y es el cantante el que se incorpora a mi trabajo.

 

 

Justo por eso nos parece muy interesante cómo trabajas la voz en tus canciones. La deformas y juegas con el pitch hasta hacer de ella algo prácticamente irreconocible, pero importante. ¿Cómo concibes la voz cuando haces música? ¿Qué importancia tiene?

Utilizo la voz como un instrumento más: un instrumento muy dinámico, pero que no tiene por qué ser siempre el hilo conductor de todo. Diría que en mis canciones en solitario la voz tiene un 20% de peso, o un 30%. Si es una colaboración, un 50%, claro. Cuando colaboro siempre es fifty, fifty.

 

Estás cómoda soltando música en formato single, que facilita la escucha rápida en una sociedad acelerada.

Estoy cómoda en el formato single porque también trabajo. De día soy digital producer (risas). Y también porque siempre que produzco, produzco lo que me da la gana, no intento crear una historia constructiva.

De hecho, cuando saqué el EP, me preguntaban en las entrevistas que si había intentado demostrar que podía tocar varios palos. “No, es sencillamente que cuando produzco, produzco lo que me sale”. Empiezo con el ritmo, o con la melodía, o con el sample, y, a partir de ahí, el desarrollo viene sin buscar nada en particular.

 

“Pensé que teníamos que hacer algo. Yo, en las entrevistas, siempre decía que faltaban chicas, pero nunca había hecho nada. Por eso quería provocar esto: la idea de BEATSxUS es ayudar a las chicas —y a quien se reconozca chica— a dar un primer paso en el mundo de la producción musical, para que vean que es más accesible de lo que parece a primera vista.”

 

¿Cuál es el último LP que has escuchado con calma?

¿Entero? Prácticamente ninguno. Llevo un ritmo de vida tan acelerado que me cuesta sacar un rato para escuchar un disco entero. Ahora, por ejemplo, Dani Leigh acaba de sacar ‘The Plan y no he podido escucharlo bien. Y ella me flipa; Danny Leigh, otra que no paro de escuchar ahora mismo.

 

 

Cambiando un poco de tema, trabajas por la emancipación femenina en el sector de la música electrónica, que prácticamente no deja espacios para las mujeres (fuera del techno y del house). ¿Podemos hablar de BEATSxUS? ¿Cómo empieza el proyecto?

BEATSxUS empieza como un proyecto personal, al darme cuenta de que, en España, no había chicas productoras fuera del techno-house. Me paré incluso a hacer una lista, y es que no había prácticamente ninguna beatmaker con sus controladores y su ordenador. Casi todos los nombres que aparecían eran de cantantes que tocan el piano, o de chicas que tocan la batería en una banda… cosas así.

Pensé que teníamos que hacer algo. Yo, en las entrevistas, siempre decía que faltaban chicas, pero nunca había hecho nada. Por eso quería provocar esto: la idea de BEATSxUS es ayudar a las chicas —y a quien se reconozca chica— a dar un primer paso en el mundo de la producción musical, para que vean que es más accesible de lo que parece a primera vista.

 

“Cuando empecé a producir, en ningún momento me paré a reflexionar sobre mi condición de chica. Salí y todo el mundo empezó a hablar de “las chicas”. Yo me preguntaba que qué chicas; que por qué tenía que ser chica. No me daba cuenta de que no había.”

 

¿Y cómo surge la sinergia con Adidas?

Yo ya era amiga de la marca desde hacía tiempo. Cuando estaba planeando el proyecto pensé que les podía interesar, y ellos decidieron acogerme y aunar fuerzas conmigo para hacerlo posible.

 

 

¿Qué significa para ti haber generado algo así?

Me choca que todo el mundo me esté diciendo la falta que hacía algo así. No entiendo por qué nadie lo había pensado antes. Aunque no deja de ser algo muy sectorial —producción, beatmaking, música urbana contemporánea—, sí que hemos ocupado un espacio en el que no había nadie, y en ese sentido creo que está bien.

En lo personal estoy encantada. La verdad es que es el proyecto que más me han agradecido en toda mi vida. A veces te pone los pelos de punta.

 

¿Qué productoras —de antes y de ahora— te inspiran? ¿Con qué mujeres te gustaría trabajar en el futuro?

Me encantaría trabajar con Suzi Analogue y con Nina Las Vegas. Me parecen ejemplos a seguir.

 

“Creo que un artista, cuando sale, no puede saber en qué países puede hacer boom, o en qué países puede tener mejor acogida. En mi caso, el primer país que me aceptó a saco fue México. Fue brutal. Esa onda luego llegó a España, y a partir de ahí crecí.”

 

¿Crees que la producción musical, por sus características, puede hacer algo por la autoafirmación y por el empoderamiento femenino?

Creo que tiene que haber un cambio. Cuando empecé a producir, en ningún momento me paré a reflexionar sobre mi condición de chica. Salí y todo el mundo empezó a hablar de “las chicas”. Yo me preguntaba que qué chicas; que por qué tenía que ser chica. No me daba cuenta de que no había. Con el tiempo me he dado cuenta de que tiene que empezar a haber referentes para que las chicas se sientan cada vez más capaces.

 

Ahí están Flaca y demás CHICA gang

Sí, hacía falta un espacio como CHICA Gang, donde las chicas puedan bailar tranquilamente en la pista. Si ahora es el momento en el que hace falta crearlo, pues vamos a hacerlo, no queremos que todo siga igual. Veo perfiles como Cora Novoa, Flaca, Alvva, Lauren Nine, Brava, Rocío y un largo etcétera que están ayudando a cambiar la escena. ¡Tenemos que unirnos y juntar fuerzas!

 

 

Cambiando un poco de tema: has desarrollado tu carrera fuera, ¿qué te llevas de haber cruzado el Atlántico con tu música?

Creo que un artista, cuando sale, no puede saber en qué países puede hacer boom, o en qué países puede tener mejor acogida. En mi caso, el primer país que me aceptó a saco fue México. Fue brutal. Esa onda luego llegó a España, y a partir de ahí crecí.

Estoy súper agradecida. Todo esto me ha permitido aprender, conocer un montón de gente, otras culturas, viajar… Nunca en mi vida me hubiera imaginado volar tanto.

 

 

¿A qué artista de fuera y a qué artista de España te gustaría ver colaborando en el mismo proyecto?

Me encantaría juntar a Girl Ultra con Alizz y con Coral Casino.

 

Y, para terminar, ¿qué podemos esperar de Awwz para principios de este año?

Pronto anunciaremos más BEATSxUS, que, aunque merecen la pena, me están quitando un poco de tiempo del estudio. El próximo 22 de Febrero estaré presentando AV/Live en el paraninfo de la Universitat de Barcelona; el 17 de Marzo toco antes de Teki Latex en el Brunch in the Park y enseguida llegarán más fechas que no puedo anunciar aún.

 

Qué ganas. ¡Muchas gracias, Gemma!

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso