Conversaciones: Templos Tapes

Publicado por el 05/08/2019 en Entrevistas

 

Los templos son espacios de culto. Lugares públicos en los
que se venera una religión, un saber, una batalla, una fiesta.
Los seres humanos siempre hemos necesitado sitios alrededor
de los que reunirnos para compartir emociones fuertes.

 

Rave Tool, la primera referencia de Templos Tapes, es representativa de lo que el sello asturiano quiere hacer: música compleja, cruda, cuidada. Jailed Jamie, el nombre que firma la cinta, es el último proyecto de Jaime Tellado, DJ, productor y arquitecto gijonés que, como Madlib, cambia de alias cuando busca unos géneros u otros.

La música a la que nos tenía acostumbrados como Skygaze era más bien downtempo, con sonidos que fluctuaban entre el hip-hop abstracto y el free jazz. Había hecho alguna incursión hacia cosas más bailables, pero hasta ahora Tellado no había lanzado nada como Rave Tool: diez cortes salvajes, llenos de breaks y ritmos rotos, que avanzan entre el rave, el jungle, el acid, el UK hardcore y el drum & bass.

 

 

Rave Tool sólo se distribuye en cinta, y viene acompañada por un fanzine casero que explora la imaginería gabber de Rotterdam. Ambas cosas han sido diseñadas por Alberto Perancho, el responsable de la gráfica de Templos Tapes. Desde su estudio de Gijón y sin hacer mucho ruido, el diseñador no sólo es una de las tres cabezas de Outsiders Division, sino que también ha trabajado con firmas como Perks and Mini, The Good Company o Something Special Studios (los responsables de esta campaña). Quedamos con él y con Tellado en Gijón para hablar sobre electrónica, samples, el rol de la música en la historia del diseño y la importancia de revisar los sonidos del pasado.

 

 

Jaime, ¿de Skygaze a Jailed Jamie?

Bueno, lo de Jailed Jamie es algo que en realidad siempre he hecho. Nunca lo he sacado, pero llevaba años haciendo rave, UK hardcore, hardcore continuum… Me parece compatible con los ritmos de Skygaze, que son más soulful, más contemporáneos.

También me he tenido que cambiar el nombre por acoso virtual. Hay una persona que empezó a mandarme e-mails en 2014 diciéndome lo que tenía que hacer cada vez que sacaba un LP, cada vez que iba al Sònar, cada vez que iba a la Boiler Room… y ahora se ha cebado conmigo y me ha tirado el registro de un proyecto que llevaba cinco años haciendo. Ha conseguido que me quiten el acceso a Instagram y a Facebook, y lo peor es que ya le ha hecho lo mismo a más gente.

 

¿Vas a utilizar los dos nombres para lanzar música diferente?

Sí, como Jailed Jamie voy a sacar una cosa en breves con Red Shield y también un remix de John Beltran, que es todo un referente de Detroit para mí y pude tocar con él hace dos años en el L.E.V. Después, en noviembre, voy a sacar un disco como Skygaze que sonará completamente diferente.

 

“Berghain, Tressor… son templos. Y además la música electrónica tiene vinculaciones muy claras con temas templarios: la posición del DJ, cómo está colocada la gente, la adoración a una persona que está en un nivel superior… una rave es una fiesta pagana.”

 

¿Y de dónde sale Templos Tapes?

Alberto Perancho: Pues el proyecto trata de aprovechar, yo creo, un momento en el que la música, la moda y el diseño están muy vinculados. Los tres [Perancho, Tellado y Kanae] somos de Gijón y queríamos intentar darle salida a las inquietudes de cada uno a través de un proyecto común.

Además, creo que Templos Tapes encaja con una brecha muy contemporánea de proyectos DIY. Se ha vuelto a valorar el trabajo de recuperación de antiguos movimientos y queríamos hacer algo más purista, más antiguo, más adulto, no lo sé. Yo tenía ganas de diseñar discos, ellos ganas de hacerlos y todos queríamos dar, de alguna manera, algo de visibilidad a la ciudad.

 

¿Por qué Templos?

Alberto Perancho: A mí el nombre me viene, sobre todo, después de haber visto a Vatican Shadow en la iglesia de la Laboral, en el L.E.V.de 2014. Esa misma noche tocaban Esplendor Geométrico y Fasenuova, y yo entendí un poco el concepto alemán y centroeuropeo del club como espacio místico.

Jaime Tellado: La discoteca es como un templo contemporáneo, un espacio de adoración.

Alberto Perancho: Berghain, Tressor… son templos. Y además la música electrónica tiene vinculaciones muy claras con temas templarios: la posición del DJ, cómo está colocada la gente, la adoración a una persona que está en un nivel superior… una rave es una fiesta pagana.

 

 

¿Qué clase de música va a salir de Templos Tapes?

Tellado: En realidad estamos abiertos a lanzar cosas bastante diferentes. Pero un disco de Skygaze no lo voy a sacar por Templos; el mood que veo para el sello, tanto a nivel musical como a nivel gráfico, es más crudo. Algo así como el de Trilogy Tapes.

 

No es lo que se suele asociar a la electrónica asturiana…

Tellado: No, en realidad, más allá del techno, la escena de la música electrónica en Asturias es complicada. La Real de Oviedo fue una de las cunas del techno en España —un templo de peregrinación— y hay una herencia muy fuerte de eso. Lo que yo hago es algo que no encaja mucho aquí, porque no es techno al uso. Tiene ritmos rotos, suena a Inglaterra…

 

“El Segundo Verano del Amor no tuvo ningún tipo de contaminante digital ni nada que lo pudiese masificar a lo bestia. Eso deja una pátina romántica a la que vamos a volver continuamente.”

 

Muchos samples

Tellado: Sí, en realidad es lo mismo que Skygaze pero acelerado y con sampleos de los setenta, breaks de batería.

 

Tú vives, entre otras cosas, de hacer samples, ¿no?

Tellado: Sí, trabajo bastante con librerías de sonido, haciendo samples de discos de los setenta. Lo del sampleo es una locura, que un sólo de batería de los Winstons que dura 4 segundos y es del año setenta y pico sea el desencadenante de todo el drum & bass… eso es mucha tela.

 

A los templos se vuelve, como al jungle.

Tellado: Si estoy haciendo esta música es porque es muy maleable y encaja bien con discursos futuristas, pero al final no deja de ser una cosa antigua que estás rescatando. El jungle, el drum & bass… todo es música atemporal que se va reciclando aprovechando la tecnología de la época.

Perancho: Es que esto es algo muy antiguo, en realidad: ves a Peter Hook hablando de The Haçienda y te das cuenta de que hace cuarenta años de 1979…

Tellado: La recuperación de todos estos movimientos también tiene que ver con la cultura de internet y de las redes, yo creo, con la cultura masiva. Porque es imposible que ahora se dé una cosa tan pura como Manchester, las primeras raves, el primer jungle, el primer acid… El Segundo Verano del Amor no tuvo ningún tipo de contaminante digital ni nada que lo pudiese masificar a lo bestia. Eso deja una pátina romántica a la que vamos a volver continuamente. Es un recuerdo infinito.

 

 

“La música es el gran tapado dentro del mundo del diseño. Los diseñadores no han sido reconocidos porque en el mundillo se ve su labor como algo funcional. Más allá de Peter Saville, que es el que ha trascendido un poco la historia y trabajado para marcas de moda como Lacoste… muchos artistas han marcado tendencia sin demasiado reconocimiento.”

 

Alberto, ¿cómo ha influenciado la música tu manera de diseñar?

Perancho: A mí me gusta más el backstage que el front row. Y muchos de los diseñadores que han trabajado para la industria musical no son diseñadores de front row porque la música es el gran tapado dentro del mundo del diseño. Los diseñadores no han sido reconocidos porque en el mundillo se ve su labor como algo funcional. Más allá de Peter Saville, que es el que ha trascendido un poco la historia y trabajado para marcas de moda como Lacoste… muchos artistas han marcado tendencia sin demasiado reconocimiento. Rick Griffin, los setenta, la psicodelia, los carteles… Aphex Twin es un gran precursor de la imagen actual, y llevan trabajando el mismo lenguaje visual veinte años. Windowlicker, es de 1999 y podría ser de ayer. Chris Cunningham es un genio.

La música es un nicho no valorado por los diseñadores y menospreciado en España por las discográficas. Te lo digo yo, que he diseñado discos para Warner y para Sony. Pero me gusta trabajar para la música, diseñar para otros artistas, buscar las simbiosis. Como diseñador prefiero un posicionamiento reflexivo; más cerca del arte que de la tendencia. Por eso veo Templos Tapes como algo atemporal: las piezas que estamos intentando hacer no buscan la tendencia.

Tellado: Y revisan el pasado, que es muy importante. Mirar para atrás es fundamental siempre.

 

La segunda referencia de Templos Tapes, Los árboles gritan de dolor al morir pero tu no puedes oírlos, de Kanae, acaba de salir. Podéis descargarla en su Bandcamp. Hace un tiempo Patricia Moreno le preguntó a Perancho por sus marcas de streetwear favoritas para Vogue. Echadle un ojo si tenéis un rato porque es un gurú.

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso