El verano eterno de Chanel

Publicado por el 03/10/2018

Octubre se abre camino en nuestros armarios y con él, la temporada otoño/invierno espera impaciente la bajada de las temperaturas. Poco a poco nos desprendemos de la piel que durante el verano doramos al sol y contamos las horas para cubrir nuestra ahora casi pálida epitelial con las sudaderas y chaquetas que aguardan en el altillo su regreso.

Llega la vuelta al cole y todas las playas se van vaciando. Todas las playas, menos una: La del Grand Palais de París durante la presentación de la nueva colección Spring/Summer 2019 de Karl Lagerfeld para Chanel.

Efectivamente, el genial diseñador alemán volvió a transformar el espectacular enclave de sus shows en lo que le dio la gana. Un supermercado, el atelier de Chanel, el muelle de un puerto, una plataforma de lanzamiento espacial, y ahora una playa, con su arena, sus vigilantes en la torreta, y hasta con olas!

Si el anterior desfile fue a los pies de un enorme crucero, ahora Lagerfeld nos traslada física y mentalmente a un paisaje relajante e idílico, por el que sus nuevas creaciones pasearon por la orilla de la playa de Chanel.

La confluencia de celebrities fue la habitual, pero la figura más destacada estuvo en la pasarela, en la arena en este caso. Kaia Gerber, hija de la leyenda Cindy Crawford, se ha convertido en musa del creador alemán y es la encargada de llevar los galones de la firma parisina cuando toca presentar colecciones.

La de la próxima Primavera/Verano es una colección con mayor presencia del branding de la casa, plasmando el apellido de Coco en blusas, trajes y accesorios varios. No faltan las tradicionales piezas de tweed, y los distintos looks que desfilaron presentan una estética más desenfadada y con una clara influencia urbana.

Karl Lagerfeld se equivoca muy poco, o nada, con cada propuesta que presenta, y en esta ocasión sus creaciones son más versátiles y casual que en colecciones anteriores.

Merecen mención aparte la selección de complementos y bolsos que se vieron desfilar a pie de playa. Cargadas de cadenas y pulseras repletas de CHANEL, y portando pochettes crossbodies de dos en dos, e incluso de tres en tres, las maniquíes lucían joyería con ciertos aires macarras, que recordaban las interminables colecciones de colgantes de los raperos de los 90 y su ostentación sin límites.

Durante el desfile, las modelos que no iban en planos, llevaban sus zapatos de tacón en la mano, como si volvieran a casa tras una larga noche de verano bajo las estrellas.

Pharrell Williams, Pamela Anderson o la princesa de Tailandia, podrán decir que un día, vestidos de Chanel, fueron a la playa de París.

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso