La pasta o el respeto: el ‘Pedro Gómez’

Publicado por el 29/11/2018 en Artículos

 

© Ales Gallifa para 25 Gramos.

 

Madrid. Mitad de los 90. En la cola de cualquier garito mítico de la época (RKO, Attica…), o incluso dentro de la pista de baile, daba igual que fuese enero que julio, un vistazo rápido te devolvía la imagen de algunos jóvenes ataviados con un plumas bicolor. No es que hiciese frío: es que se trataba de un ‘Pedro Gómez’. Posiblemente el mayor símbolo textil de poder en la noche de la capital. Como afirman muchos -hecho que todavía se puede leer en algunos reportajes hablando de esta pieza- quien tenía uno o era alguien con pasta o con respeto. Pero empecemos por el principio. ¿Qué es un ‘Pedro Gómez’?

Ensombrecidos por la fulgurante vida nocturna y el imaginario que se construyó alrededor de la década anterior, los 90 nunca han gozado de esa etiqueta de mitiquez que se merecen. Sin embargo, en nuestro país fueron todavía unos años eléctricos. En España, nos plantamos en los 90 marcados por hitos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, los Juegos Olímpicos de Barcelona en el 92 o la crisis económica que vivimos un año después.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Viejos tiempos zip y Pedro gomez#remember#pedrogomez#madrid#zip#moto#buenostiempos#techno#after

Una publicación compartida de Nico Velazquez (@n.velazquez.music) el

 

Lo cierto es que los 90 fueron trepidantes y de ciertos extremismos o contradicciones, en los que se produjo un aperturismo completo del país, un desarrollo social y cultural pero que, a la vez, estuvo marcado por un cierto desencanto existencial. Obras como ‘Historias del Kronen’ definen muy bien el clima de estos años en Madrid. En este contexto (que da para un estudio sociológico mucho más profundo que dos simples párrafos) se produjo en España un desarrollo de todo tipo de tribus urbanas, continuando con lo que ya comenzó en los 80 de forma previa. Y Madrid no fue ajeno a todo esto: pijos, rappers, bakalas, skaters, jevis… Se daban cita en la noche de Madrid en función de la discoteca o zona. A veces hermanados, otras acabando a golpes y robando o siendo robados, dependiendo del grupúsculo al que se adscribiese cada cual.

 

 

En este escenario, cada tribu tenía sus costumbres, ritos y pintas. Influenciados fuertemente por la cultura de la noche, la vestimenta era más que una función o expresión de gusto, era un uniforme identitario. Unos náuticos, una camiseta Powell Peralta, una bomber MA-1… Pero si algo ha pasado a la categoría de mitos son los ‘Pedro Gómez’.

‘Pedro Gómez’ era una marca de productos para la nieve que se comercializaba en la tienda ‘El igloo’ situada en Cuatro Caminos. El nombre proviene del sastre, un fondista esquiador con cierta fama en la Comunidad de Madrid. Eran piezas técnicas, producidas casi de forma amanuense, y entre los best-seller se encontraban sacos de dormir o chaquetas plumíferas. Navegando por Internet se puede encontrar, todavía, la patente del relleno del primero. Pero, sin duda, lo que ha quedado para el recuerdo son sus míticos plumas.

 

© Ales Gallifa para 25 Gramos.

 

Los ‘Pedro Gómez’ eran, nada más y nada menos, unas chaquetas de tipo plumífero que destacaban por su apariencia bicolor. A la hora de hacértelo podías elegir qué color querías para la parte de arriba y para la de abajo, entre una selección limitada de telas. Otro detalle característico de estos plumas era que podían quitarse las mangas, dando lugar a un chaleco lo que aumentaba el toque canalla del mismo. Además de por los colores locos, un ‘Pedro Gómez’ se podía identificar por las insignias de ‘El Igloo’, la tienda en la que se comercializaban. Rápidamente, se convirtieron en prenda indispensable del armario de pijos o canallas.

Y no sólo era que un ‘Pedro Gómez’ fuese único, es que suponía un esfuerzo hacerse con uno. Los ‘Pedro Gómez’ costaban entre 40.000 y 50.000 pesetas. Recordemos que, en 1996, el sueldo medio español fue de 208.048 pesetas, lo que sitúa estas chaquetas en un objeto de elevado precio y, por tanto, notorio deseo. De ahí que surgiese toda esa leyenda negra alrededor de los ‘Pedro Gómez’ como generadores de conflictividad, peleas multitudinarias y robos para conseguir hacerse con uno. Llevarlo era sinónimo de acabar teniendo movida. Y si no la tenías, es que podías considerarte, sin tapujos, un malote. Su precio elevado hizo que, además, otras marcas de corte similar se pusiesen de moda de forma paralela como producto sustitutivo: KIWI, Verlac, Roc Neige (al que la tipografía de su logo no ayudaba demasiado y, por eso muchos, les llamábamos Roc Noice o incluso Roc Noico)…

 

 

¿Qué tuvieron los ‘Pedro Gómez’ para que hoy estemos hablando de ellos? Como todo objeto de culto que surge a raíz de una moda, es difícil determinar cuando algo se convierte en tendencia y el motivo. La ropa técnica siempre ha gozado de aceptación y estatus de culto entre las tribus más alejadas de posiciones políticamente correctas. A esto hay que añadir los motivos que ya hemos comentado: la capacidad de personalizarlo, lo caros que eran, lo llamativos, su estética y, en definitiva, el ya citado componente de “criminalidad”, que siempre ayuda a que se forje el carácter de mito. Podemos decir que hoy nos acordamos de los ‘Pedro Gómez’ porque eran 100% macarras, sin intención despectiva en la utilización de este termino.

Es por esto que no podemos olvidarnos de esas leyendas populares que nunca se han acabado de esclarecer (o, directamente, que nunca han sido ciertas). Se dijo que desaparecieron porque el dueño (nunca se aclaran si se refiere al de la marca o al de la tienda en la que se comercializaban) se fugó de España con ingentes cantidades de dinero. Otras fuentes comentan que cesaron su comercialización porque se robaban más ‘Pedro Gómez’ fuera de la tienda que los que se vendían dentro. La explicación más racional que se puede encontrar por Internet es que los ‘Pedro Gómez’ desaparecieron porque su creador decidió jubilarse. Y como contrapunto a todo este imaginario, la prenda favorita de los bakalas madrileños lo fue también del Rey Juan Carlos I, de quien se dice que fue fan de la marca.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#pedrogomez #eligloo

Una publicación compartida de Chema E (@chemaec122) el

 

Sea todo esto bulo o realidad, lo cierto es que los ‘Pedro Gómez’ son un mito callejero. Tanto, que siguen vivos a día de hoy en páginas y apps de compraventa. Historia del Madrid -o de sus jóvenes- de los 90.

Mostrar 4 comentarios

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso