NIGO, BAPE y las Bapesta: moda urbana y la cultura del sample

Publicado por el 16/10/2019 en Artículos

 

La historia de BAPE nace en donde lo hace la historia misma del streetwear: en Ura-Harajuku, la mítica zona comercial japonesa. Es allí, en 1993, donde NIGO dirige junto a Jun Takahashi la mítica tienda Nowhere. El primero utilizaba este espacio para vender las piezas que encontraba por sus viajes en el mundo, mientras que el segundo comercializaba su propio proyecto: UNDERCOVER. El éxito de esta marca llevó a NIGO a iniciar también su aventura empresarial. Para ello se inspiró en ‘El Planeta de los Simios’ y el resultado cambiaría la escena de la moda urbana y el hip hop para siempre.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#lastorgy2 #nigo #lastorgy

Una publicación compartida de NOWPOST🏔🌙 (@nowpost) el

 

De nombre Tomaki Nagao, el sobrenombre del diseñador japonés proviene de la admiración profesada hacia Hiroshi Fujiwara. Y es que NIGO significa, literalmente, número dos (sin tener connotaciones negativas, viene a decir que NIGO era una especie de Fujiwara dos). NIGO estudió en el prestigioso Bunka Fashion College pero, en lugar de cursar diseño, estudiará fashion editing. Como podemos ver, el espíritu del japonés no era tanto hacer historia desde cero, si no ser el cronista de la misma o replicarla.

NIGO, y BAPE, representa el espíritu copypaste o apropiacionista (en el sentido positivo del término) de la cultura urbana y el hip hop. Aquel que, por encima de generar manifestaciones originales, revitaliza creaciones ya existentes. Mezcla realidades pre-existentes para conceptualizar otras nuevas. BAPE combinó la propia naturaleza musical del rap (expresada a través del concepto del sample) con la actitud hijack de la moda urbana. Como dice la frase atribuida a Picasso, los grandes artistas roban.

 

 

De todo lo conseguido por BAPE, de su extensa gama de productos, posiblemente las BAPESTA sean la quintaesencia del imaginario de la marca. La silueta, aparecida a principios de la década de los 2000, es un calco estilístico de las Air Force One con algunas variaciones. En vez de la palabra AIR en la mediasuela encontramos la referencia al modelo (STA), el swoosh desaparece en favor del logo de la estrella y los materiales pasan de la piel a otros más premium, o simplemente flashy, como el cuero brillante o la piel de serpiente.

 

 

Eso es realmente lo interesante de este modelo. Las Bapesta no son una copia, son la pura escena urbana condensada en una zapatilla. Utilizando la técnica del collage, NIGO toma prestado uno de los iconos esenciales del hip hop, las Air Force, y da lugar a una sneaker nueva y mucho más inspiradora en el momento y lugar. Basarte en tus referentes para seguir creando es lo que hace NIGO.

 

 

La conexión de BAPE y el hip hop viene también por las propias relaciones que establece con algunos de los nombres propios de la escena. A través de Jacob, el mítico joyero de todos los rappers, NIGO entra en contacto con Pharell. Pese a la barrera idiomática, conectan gracias a una visión idéntica de la moda y la cultura. El japonés influenciará posteriormente las marcas BBC y Ice Cream, mientras que el americano apoyaría la expansión de BAPE en América, creando nuevos fans como Clipse o Lil Wayne. Esto no significa que la marca fuese ajena a los grandes MCS, ya que leyendas como Biggie ya lucían prendas años atrás.

BAPE y las Bapesta formaron parte de algunos de los fenómenos pop más destacados de finales de los 2000. Desde la colaboración con Kanye West, que sería el germen del estado del arte del streetwear en la actualidad, hasta su presencia en el vídeo de ‘Crank That’, el tema mítico de Soulja Boy en lo que sería el primer fenómeno viral de la historia de la música. Hubo una época en la que no se entendía el rap sin visualizar los patrones y colorways característicos de la marca.

 

 

Curiosamente, uno de los males que afecta a la cultura urbana hoy en día, las falsificaciones, lo hizo también con BAPE. Antes de la normalización de AliExpress o las plataformas de compraventa de segunda mano, piezas no originales de A Bathing Ape circulaban sin control, lo cual acabó por menoscabar, en cierta manera, la reputación de la marca.

Pero por encima de todo esto, y aunque hoy BAPE haya perdido el estatus del que disponía en la primera década de este siglo, es imposible entender la moda urbana sin conocer lo que supuso la firma japonesa. Salvo excepciones como Stüssy, BAPE abrió el camino que hoy recorren enseñas como Supreme. Desde las colaboraciones con grandes corporaciones como PEPSI o elementos de la cultura popular como Bob Esponja, la producción de todo tipo de objetos o la apertura de tiendas que son más una experiencia y un museo que retailers (incluso llegando a contar con cafeterías y barberías), BAPE y NIGO estuvieron ahí antes que nadie.

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso