Nueva España

Publicado por el 15/05/2019 en Artículos

Si una marca sobrevive al paso de las décadas, es que o bien ha conseguido una falsa fidelidad o hay algo supremo en ella. A lo largo de los años Comme Des Garçons ha puesto en práctica la apropiación fotográfica en numerosas campañas. Sin embargo, siempre ha mantenido un exquisito equilibrio entre el storytelling y sus productos. Acne Studios, Loewe o Calvin Klein; son algunas de esas marcas comodines que pueden permitirse dicha apropiación.

Ahora hablemos del cine quinqui o la otra cara de la Transición. Odiado por muchos, divinizado por otros, estos miembros del lumpen comenzaron a robar para subsistir. Es entonces cuando la heroína llega a las costas españolas, transformando a los Robin Hoods en adictos. Los quinquis eran, en definitiva; tipos duros, desgarbados y con mucho estilo. Vaqueros ceñidos, camisas abiertas y pelos alborotados. Encajan perfectamente en el arquetipo de Chico Acne. Y lo que hubiera molado un movimiento a lo Lo Life con dichas marcas. Jose Luis Manzano de Celine, “El Mini” de Helmut Lang y “El Torete” de Enfants Riches Deprimes. Lamentándolo mucho, de eso ya no queda nada. Seguiremos escuchando a Los Chichos mientras fantaseamos con otros tiempos. Paz allá donde graviten.

 

Gio Álvarez

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso