Oliver Iglesias presenta 93 SIERRA/CROSSES

Publicado por el 07/11/2019 en EntrevistasModa

 

Los nombres son artefactos simbólicos; etiquetas que utilizamos para configurar nuestra identidad individual. A veces, los valores que comunica un nombre dejan de estar alineados con las ideas que sirven de eje a un proyecto estético en transformación. Si eso ocurre, se hace necesario revisar la distancia recorrida y entender qué partes del proceso han cambiado, para poder encontrar unas nuevas palabras que se ajusten a sus límites. Jon Kemuri ahora es 93 SIERRA/CROSSES.

 

 

Bajo la etiqueta de Jon Kemuri, Oliver Iglesias nos tenía acostumbrados a colecciones que captaban lo que en ese momento era tendencia en el streetwear de fuera de nuestras fronteras. Entre otras cosas, el asturiano fue el primero en nuestro país en hacer bootlegs de camisetas de fútbol, o arneses militares. Es cierto que sus colecciones estaban compuestas fundamentalmente de camisetas y sudaderas en las que el diseño gráfico tenía mucho peso. 93 SIERRA/CROSSES supone un cambio importante en la perspectiva de producción.

Las piezas de 93 SIERRA/CROSSES revisan los patrones canónicos del streetwear, pero no se limitan a repetirlos, sino que proponen iteraciones nuevas para actualizar las siluetas. La durabilidad es un valor central: cada prenda recibe atención individual, y se produce íntegramente en España. La marca sigue siendo el proyecto de una sola persona, que, desde el norte, intenta ampliar el lenguaje de la moda urbana en nuestro país. Hablamos con él para que nos explique sus intenciones de primera mano.  

 

 

Oliver, ¿por qué has decidido ponerle fin a Jon Kemuri?

Bueno, yo dejé de estudiar fotografía y diseño gráfico porque sentía que estaba perdiendo el tiempo, y, como la moda siempre me había gustado, decidí empezar mi propia marca. Jon Kemuri comenzó siendo un proyecto con el que pretendía darle salida a mi creatividad, pero tampoco tenía muchas aspiraciones más allá de eso.

Ahora que he reunido experiencia y algo más de presupuesto, 93 SIERRA/CROSSES es mi intento de llevarlo todo al siguiente nivel. He cuidado al máximo posible todos los detalles de la colección: la imagen, los patrones, los colores… hasta los botones (risas). Jon Kemuri no dejaba de ser un proyecto de camisetas y sudaderas. Esto es más serio. Toda la producción se ha llevado a cabo a mano, en España.

 

 

En Asturias, ¿no?

Sí. Y quiero seguir haciéndolo desde aquí. Me gusta reivindicar que no hace falta estar en una capital de la moda, en Madrid o en Barcelona. Se pueden hacer cosas potentes con conceptos interesantes detrás desde un lugar un poco apartado de la sociedad como este.

 

¿Qué crees que le aporta a 93 SIERRA/CROSSES producirlo todo desde tu lugar de origen?

Le da un background a la marca que me gusta. Creo que una marca es la historia de sus prendas, y todas estas prendas se hacen aquí, con mi patronista cercana, en un taller cercano, con la ayuda de la gente de mi círculo. Creo que eso lo hace real. No puede ser, ni va a ser, algo masificado.

 

 

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar?

En mi día a día. Vivo en una zona obrera, industrial y rural a la vez. Los tres elementos chocan entre sí y a veces se forma una mezcla loca: paisanos en chándal con la chaqueta de workwear de Hunosa; pancartas, pintadas y manifestaciones de cuatrocientos mil sindicatos; la vida en el pueblo, su naturaleza…

 

¿Cuáles son tus planes de futuro para 93 SIERRA/CROSSES?

Realmente no sé donde voy a estar en dos o tres años. Pero sé que quiero seguir evolucionando, haciendo colecciones que tomen inspiración de mi entorno, con la gente de mi círculo, en mi zona.

La colección F/W 19 de 93 SIERRA/CROSSES está disponible en su tienda online. La fotografía de la campaña es de Alexandra Cepeda (@faketopia), y los estilismos, de Alfredo Santamaría (@gothic__sport)

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso