TOP 10

Raquel Vieira

Lacoste

Top 10 del 2019 para Raquel Vieira, de Lacoste:

 

1. Marruecos.

He empezado el año haciendo un mini trip por Marruecos con Sara Sani –aka, mi persona favorita para viajar–, y fue increíble. El vibe y la comida, highly recommended!

 

2. 070 Shake.

O sea, OBSESSED.

 

3. Santa Clarita.

Conozco a Clara Fanlo hace años, pero este 2019 conectamos y hoy es una de mis mejores amigas. TK <3

 

4. Lacoste x Golf le Fleur.

Collab del año!

Además, el contenido editorial de Lacoste con 24 Kilates también fue los proyectos más cool en los que trabajé.

 

5. Oatmeal.

Sí, estoy hablando de comida, pero estoy en ese momento de mi vida en que descubrimientos como este me hacen muy feliz. Creía que la avena era de lo más overrated en el mundillo healthy y ahora no vivo sin ello, incluso cuando viajo. OATMEAL ILY!

 

6. Bagan, Myanmar.

He cambiado la Rimowa por una mochila y este verano embarqué en mi primera aventura backpacker con mi gran amiga Alba Rupérez.

Imposible visitar Bagan y no volver siendo una mejor persona.

 

7. Ladradora.

Un proyecto increíble de una amiga súper especial (¡saraut Leo, te quiero y te admiro un montón). Ladradora es una nueva agencia especializada en la escena urbana que ofrece servicios de management y booking para representar, desarrollar y promover el talento femenino. Boom!

 

8. Back to school.

He empezado un Posgrado en creación y gestión de marcas de moda en la BAU.

 

9. “Fake Sustainability”.

Este año la “sostenibilidad” se puso de moda en los medios y campañas de comunicación. Me alegro de que se empiece a hablar de ello, pero más que una estrategia de marketing, la industria de la moda (y todas en general, pero esta es de las más contaminantes) tiene que tomárselo en serio y practicar la sostenibilidad como parte de un compromiso real con la sociedad y el medioambiente… (2020: pls be good!)

 

10. SAUDADE.

Por primera vez en estos 11 años fuera, estuve 4 meses sin ver a mis padres y 6 meses sin ir a Porto. Fue duro, pero la experiencia me hizo valorar aún más los padres increíbles que tengo y empezar a practicar gratitud a diario.