Rhude, la venida de Villaseñor

Publicado por el 27/11/2018 en Moda
This post is also available in English.

LeBron James, Bella Hadid, A$AP Rocky, Ellen DeGeneres, Migos y muchos más poseedores del celebrity status están alineando sus walk-in closets en torno a la delgada figura de un filipino de cuna, y angelino de crianza, que amenaza las hegemonías de los Abloh, Lorenzo o Ross en la Costa Oeste de los Estados Unidos.

Que semejante ramillete de frontrowers miren en la misma dirección tiene que significar algo. Desgranemos a Rhude. Descubramos a Rhuigi.

Nacido en Manila hace sólo 25 años, muy joven aterrizaría en Los Ángeles para instalarse en el apartamento de su tía y cambiar su vida para siempre. Su pasión por la moda le llevó a diseñar sus propias prendas para poder lucir siempre bien fresh, ante la imposibilidad de adquirirlas debido a su humilde situación económica.

Pasó por TI$A, donde tuvo su primer contacto con el proceso creativo de una firma de streerwear en pleno apogeo. Esa pasantía le derivó en un trabajo en los talleres del diseñador británico Shaun Samson, del que escuchó las alabanzas de Rei Kawakubo hacia sus creaciones, y no dudó en unirse a su equipo. Aprendió junto a él todo sobre el patronaje, y ejerció de estilista para estrellas como Big Sean. Con 19 años, su carrera había dado el pistoletazo de salida de la forma más explosiva posible.

En 2012, una camiseta sería la causante del nacimiento casi forzado de su firma Rhude un año después. Un diseño full print de bandana asimétrica, creado para él mismo, acabó siendo objeto de deseo de un tal Kendrick Lamar. Aquel año, esa camiseta acabaría siendo con la que el nativo de Compton acudiría a los BET Awards. Tras la gala, aparecieron 100.000$ en la cuenta de Villaseñor y un mensaje de Kendrick: “Quiero que hagas esta camiseta en negro y en rojo”. Sin saberlo, el intérprete de D.A.M.N. se había convertido en una suerte de Medici para Rhude Designs.

Sus por entonces mentores Chris Stamp (Stampd) y Guillermo Andrade (424) le apremiaron a que comercializara la camiseta, si no quería que lo hicieran ellos primero.

El impacto de ese diseño con el que apareció Kendrick en los BET llamó la atención del agente de artistas George Robertson, quien pasaría a ser socio del diseñador filipino, y su puerta de entrada al grupo más selecto de celebridades de USA. Desde entonces, su crecimiento no ha tenido freno.

Tras estrenar Sugarland, su colección debut para SS16, Rhude se presentaría en la París Fashion Week al año siguiente, lo que le abriría las puertas de gigantes del retail como Barney’s NY, Nubian en Tokio y los italianos de Sugar. Una de las piezas más destacadas de su colección es el conocido como traxedo, el cual combina el corte del esmoquin con el confort de un tracksuit. Kendrick Lamar recibió el Pulitzer vistiendo uno de estos.

Como curiosidad, el nombre de Rhude tiene origen en la tradición familiar de Rhuigi de empezar los nombres con RH, utilizando el significado de rude (grosero) en una declaración contra la juventud estricta y restringida propia de su Filipinas.

Por otra parte, la inspiración en la estética de las cajetillas de tabaco viene nada menos que del comercio de cigarrillos en las calles de su ciudad natal por parte de los niños, escena que formó parte de su infancia en el país asiático.

El chaval de 11 años que aterrizó en LAX y que se tenía que diseñar sus propias camisetas hoy luce Rolex y Audemars Piguet, posee una importante colección de piezas de archivo de firmas como Gucci y Saint Laurent, agota sus colecciones completas y hace colaboraciones con Maxfield LA, entre otros.

Rhuigi encarna el auténtico sueño americano y todos los indicadores apuntan a que su conquista del cetro del streetwear de lujo no habrá quién la evite. Forbes le ha incluido en la prestigiosa lista 30 under 30 de 2019, que destaca a los 30 emprendedores menores de 30 más relevantes del año.

Toda esta vorágine no le impide seguir entrenando a un equipo infantil de baloncesto, actividad que le permite seguir conectado con el mundo real, y tratar de ser inspiración para los niños que tiene a su cargo.

¿Qué será lo próximo? ¿Habrá una colaboración con Off-White? ¿Logrará el mismo impacto en Europa? Sólo hay una forma de saber qué depara el futuro al bueno de Rhuigi, y es estar atentos a la venida de Villaseñor.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso