Sara Rojo, el diseño gráfico, las fotografías y el papel albal

Publicado por el 15/03/2019

 

El pasado 26 de febrero, en la Sala Equis de Madrid pudimos asistir a Opuestos, una exposición multidisciplinar en la que participaba, entre otros artistas, Sara Rojo. Fotógrafa, artista gráfica, diseñadora y amiga, entre muchas otras cosas. Pudimos estar con ella durante el montaje de su parte de la exposición y, mientras poníamos puntas y colgábamos sus pósters, nos dio tiempo a saber un poco más sobre sus diseños.

Sara es la personificación de cómo un paso lleva a otro y de que todo lo que hagas en la vida se aprende. Nació en un pueblo cerca de A Coruña donde afianzó su amor/obsesión por las retículas y las líneas rectas cuando estudiaba para delineante. De ahí accedió a la Escuela de Arte de Santiago donde estudió Arquitectura Efímera y Visual. Al acabar se mudó a Madrid, y después de un año un poco duro, llegó el IED y Murph, donde es la diseñadora.

Madrid te permite conocer a muchas personas que, aunque no vivan en la ciudad, van y vienen, se conocen y deciden colaborar. Este fue el caso cuando conoció a María Arce, diseñadora de joyas que la animó a montar una exposición colectiva con otros artistas conocidos. Aunque no tenían nada que ver los unos con los otros, hicieron de esto su fuerte y el centro de la exposición, demostrando que diferentes disciplinas artísticas caben en un mismo espacio.

Cuando hablamos de cómo empezó a pensar en lo quería hacer para la exposición la respuesta de Sara fue “Estada perdidísima, todos los demás lo tenían súper claro y yo estaba en medio de un montón de cambios y nuevas influencias”. Toda esta nueva inspiración venía de parte de los cambios en su vida y también de los medios nicho de Murph, como 25 Gramos, Dezainaa y Libra, que le abrieron camino a nuevos artistas.

Conociendo a Sara, esta exposición ha marcado el comienzo de una nueva fase de diseño en la que deja atrás la Sara más naive, llena de acabados limpios y blancos, para dar paso a otra que expresa más movimiento, más contraste y que usa todo lo que ha ido aprendiendo. Lo mejor de todo es que este cambio se fue viendo durante el proceso de producción en el que, cada vez que le preguntaba cómo iba, me contaba que había hecho un cambio nuevo. Buscó en mil libros y encontró los conceptos futuristas de artistas como Bruno Munari, inspirándose en signos, símbolos gráficos y geometría para combinarlos con fotos de alta exposición de una sesión con una modelo. Pau le sugirió que usase el escáner, y ahí empezó a hacer montajes con comida, papeles y apuntes que la rodearon durante los sábados que se pasaba trabajando en los diseños. Al final, los montajes formaron parte del pie de página de los pósters, debajo de papel de rascar plateado, con lo que las fotos, el diseño, los escaneados y el papel plateado se combinaron para dar paso a tres piezas, cada una con una inspiración diferente.

Ha sido genial poder ver como Sara hacía su primera exposición en solitario y poder disfrutarla rodeada de amigos y familia.

Las piezas de la expo podéis encontrarlas a la venta en El Imparcial.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso