Studio Hagel: del cúter y las tijeras al despacho de Virgil

Publicado por el 18/11/2019 en ArteSneakers

 

Mathieu Hagelaars A.K.A.Studio Hagel​ ha desmontado, literalmente, la industria de las sneakers. Desde Ámsterdam, mostrando sus rompedores diseños a través de Instagram, ha llegado a colaborar con creativos del calibre de Virgil Abloh o Takashi Murakami.

El propio Hagelaars habla de sí mismo como un diseñador impulsado por la experimentación, dejando en un segundo plano la funcionalidad. Independientemente de la posible controversia que pueda generar esta afirmación, lo que pretende creando sneakers únicas, muchas veces escultóricas, es empujar los límites de la moda y explorar terrenos desconocidos.

 

 

Un claro ejemplo de su filosofía son sus primeras creaciones, basadas en la deconstrucción de algunas sneakers para crear un ‘remix’ entre varios modelos. A su vez, otra vertiente de sus diseños se enfoca en la combinación de zapatillas con tejidos técnicos y materiales de todo tipo, como cuerdas, cinta adhesiva, espuma, etc.

 

 

Uno de sus diseños más icónicos fue una zapatilla similar a la Speed Trainer de Balenciaga realizada a partir de una de las clásicas bolsas azules de Ikea. Este proyecto, sencillo pero lleno creatividad, le llevó a ganar cierta fama en las redes, lo que derivó en ofertas de colaboración por parte de algunos de los maestros del juego del calzado actual.

 

 

Desde entonces combina su proyecto personal, Studio Hagel, con trabajos como consultor y creativo para empresas, trabajando con marcas como PUMA o Ecco Leather. A pesar de esto, sus grandes éxitos han sido las colaboraciones con Takashi Murakami y Off-White. Junto al artista japonés diseñó unas sneakers para la exposición ‘#sneakersforbreakfast’ que tuvo lugar en la ComplexCon de 2018. El éxito fue tal que recientemente el cantante puertorriqueño Bad Bunny lució uno de estos exclusivos pares en los Latin Grammys. Por otro lado, mano a mano junto a Virgil y su equipo, trabajó en la colección de calzado Off-White ‘19.

 

 

Bien sea a través de materiales desconocidos, técnicas de fabricación inexploradas o conceptos rompedores, el trabajo de Studio Hagel ha trascendido más allá de la experimentación y el arte. De sus obras, dignas de elogiar, podemos extraer multitud de enseñanzas sobre trabajo duro, perseverancia e imaginación a raudales. Digamos lo que digamos, un hecho está claro: el holandés ha pasado de romper y desmontar zapatillas con cúter y tijeras a hacerlo metafóricamente con la industria del calzado.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso