Top 10 2018 – Liam (Monocle)

Publicado por el 22/12/2018 en Top

Top 10 del 2018 para Liam, de la revista Monocle:

 

1. Filtra la basura no deseada.

Como corresponsal extranjero, la cantidad de información que fluye a través de mis ojos y en mi cabeza es implacable, necesaria, pero también agotadora. Mientras el mundo parece estar borracho de su propia locura más que nunca, tomé una decisión disciplinada para filtrar qué, cuándo y a quién leo o veo. La información a la que estamos expuestos puede enmarcar nuestra mentalidad y perspectiva. Si quieres navegar a través de toda la locura, filtra la basura y elige el contenido que te empodera o te inspira en lugar del contenido que te deprima (esto es una de las razones por la que me encanta escribir para una publicación centrada en historias positivas como MONOCLE).

 

2. El desconocido, Mauritania.

Después de meses intentando superar las barreras burocráticas del Ministerio de Seguridad Social y Empleo, por fin conseguí los permisos para visitar el mayor buque hospital del mundo: La Esperanza del Mar, un barco Español que da servicio a los pescaderos en alta mar. El único problema: el número especial de Monocle sobre el transporte se iba cerrar dentro de una semana y el barco aún navegaba por las aguas cerca de la costa de Mauritania. Después de obtener el seguro correspondiente, organizar vuelos a la ciudad portuario (y posible ‘set’ de Mad Max) Nouadhibou, reunirnos con un contacto anónimo para organizar el transporte a través de un cayuco en cual pasamos por varios naufragios en mar abierto para, por fin, encontrarnos con el barco en nuestras coordenadas acordadas, me encontré a bordo de un hospital flotante en aguas internacionales a 3.000 km de mi casa. El barco era un paraíso flotante, pero nuestro tiempo en las tierras mauritanas se destacó por ser uno de los lugares más distópicos que he visto nunca. El informe sobre la vida en este barco se publicó en mayo, lo que me demostró que si presionas lo suficiente, puedes llegar a cualquier parte.

 

3. Menos pantalla.

No es una teoría. Ha sido probado. Los teléfonos, y todas las aplicaciones que acaparan la atención que vienen con ellos, han sido diseñados para mantenernos adictos a la pantalla. Tras notar que mi capacidad de atención estaba disminuyendo, y gracias en parte a algunas ingeniosas configuraciones de bienestar en mi nuevo móvil Google Pixel 3, comencé a moderar mi tiempo de pantalla, determinado a estar más presente en cada momento, sobre todo cuando estaba con los amigos. Para el final del año, incluso he aumentado mi desintoxicación digital al dejar de leer o ver cualquier noticia. Esto me ha ayudado a planear el año que viene, por el mero hecho de que he podido desarrollar algunas de mis ideas sin distraerme con la omnipresencia nociva de las notificaciones.

 

4. La vida no se mide con likes.

De hecho, la validación, el elogio o el simple reconocimiento son raros o fugaces. Nadie está prestando mucha atención a lo que estás haciendo. No esperes elogios ni reconocimiento por sus logros más orgullosos, ya que te desgatarás de la energía mas imprescindible. En su lugar, pregúntate qué valores guían tus decisiones y objetivos e intenta construir algo más a largo plazo. Los verdaderos logros no son (ni serán) medidos por los likes.

 

5. La comunicación intergeneracional.

Comisarié una serie de cuatro exposiciones multidisciplinares en el mes de julio en las cuales, cada domingo, se reunió a dos artistas distintos en diferentes etapas de sus carreras. La idea era elevarles a través de la colaboración, la provisión de recursos, un hermoso espacio en Café Angélica, y con la preocupación y el reconocimiento para realizar su visión. Desde la fotografía, la performance, la pintura y el paisaje. Para la mitad de los artistas, esta fue su primer exposición, que lo hizo aún más significativo cuando vendieron sus primeras piezas. También facilitó un diálogo intergeneracional en el que acabamos entendiéndonos mejor. Incluso, algunos de los artistas consiguieron puestos de trabajo después. Muchas cosas bonitas salieron de una idea tan simple: logramos mucho más cuando nos unimos. Esto es una idea en la que creo que todos debemos currar un poquito más.

 

6. FRONTIERS, Italia.

Este año ayudé a imaginar y producir ‘Frontiers: In Southern Skies‘, un retiro creativo para Redbull en el mes de julio. Llevamos 30 creativos a un destino secreto para reflejar, recargar y recalibrar su futuro camino. La ubicación era Matera, Italia, una de las ciudades habitadas continuamente más antiguas del mundo y el escenario mágico para un retiro de 3 días para explorar ideas y temas sobre navegación, inmigración y las conexiones profundas entre Europa y África. La experiencia fue intencionalmente profunda para cambiar paradigmas, y ​​muchos de los invitados confesaron que tuvo un efecto profundamente conmovedor en sus perspectivas profesionales y personales. Lo más destacado fue presentar y luego entrevistar al joven capitán del barco de refugiados español Open Arms para una charla conmovedora frente a nuestros invitados. Esto fue, sin duda, mi proyecto más grande y gratificante de 2018 y sirvió como una lección sobre el poder transformador de experiencias verdaderamente inspiradoras.

 

7. ‘The Summer of Liam’.

Primavera Sound, Sónar, París Fashion Week, Ibiza, Mallorca, Casablanca, el sur de Italia, Ibiza de nuevo, Zahara de los Atunes, Tarifa, Marbella, Barcelona, ​​Mykonos: el verano de Liam que se extendió desde mayo hasta mediados de septiembre podria haber sido demasiadísimo, pero aun así logré hacer algo de trabajo entre cada destino, y aunque fue toda una locura… fue divertido, joder. ¿Pero valió la pena? Estoy bastante seguro de que terminé más cansado que cuando comenzó, lo que me hizo pensar: tal vez el próximo año reduciré la locura y me concentraré en la calidad sobre la cantidad. A veces estar en todas partes es estar en ninguna parte. Pero, hostia… fue tan jodidamente divertido todo…

 


8. La única crítica que importa es la tuya.

Viajé mucho en 2018. Las órdenes del trabajo me llevaron a muchos lugares que anteriormente había evitado debido a la mala fama, como Casablanca y Cuenca. Ambos me sorprendieron: repletos de historia, arte y arquitectura. Simplemente me demostraron una lección importante: no prestes demasiada atención a lo que dice la gente sobre algún lugar si realmente lo quieres visitar. La única crítica que importa, es la tuya.

 


9. Madrid nunca se ha visto (o sentido) mejor.

Desde aceras más anchas, menos bolardos y hasta poesías escritas en los pasos peatonales; y la erupción de más festivales, instalaciones de arte público y árboles (y ahora, menos contaminación de automóviles), tanto como mejores cafés y tiendas, Madrid sigue recordándome casí todos los días por qué elegí hacerla mi casa. También me urge otra cosa importante: debemos unirnos para asegurar de que Manuela Carmena sea reelegida como alcaldesa en 2019.

 


10. Tómate tu tiempo.

Es mi peor enemigo, pero también es mi recurso más preciado. Hice un gran esfuerzo para tomarme un tiempo para pausar y pensar más en 2018. Incluso contraté a una asistente (Florence) a principios de año para aligerar la carga y convertir mis desafíos diarios en un esfuerzo de equipo. Tenerla a mi lado también significa que hemos podido planificar y preparar proyectos más grandes y ambiciosos para 2019 …

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso