‘Una Mina De Color’, por Zosen y Mina Hamada

Publicado por el 27/05/2019 en Arte

Los finales de los 60 fueron, a nivel urbanístico, el principio de esas zonas grises construidas para realojar toda una parte de población que las ciudades en expansión no querían. Casermoni, modernas banlieues, complejos de viviendas baratas y populares para familias de gitanos, (in)migrantes y obreros, que pronto se convirtieron en tierras fronterizas definidas por su malestar social. Secondigliano, Scampia, Clichy-sous-Bois y el barrio Zen de Palermo, son algunos de los más representativos. Muchas ciudades europeas –y no solo– vieron surgir esas no-go zones. Barcelona también, con el barrio de La Mina.

Tomando como ejemplo ‘Perros Callejeros’ (1977), La Mina cobró fama gracias al cine quinqui, un género cinematográfico surgido en España durante los años 70, que narra las vivencias de jóvenes criminales. La peculiaridad de ese género se escribe en la elección de integrar en las películas delincuentes habituales convertidos en actores que interpretan a sí mismo o a otros delincuentes.

Pero, si hoy os hablamos de La Mina, es porque hace poco se estrenó ‘Una Mina de Color‘, un corto documental dirigido por Germán Rigol sobre un proyecto muy interesante desarrollado por los artistas Zosen y Mina en el barrio barcelonés, que nos deja vislumbrar parte de ese universo auténtico que radica en La Mina. Porque, a pesar de todo, el mismo aislamiento de esas periferias –tal como diría Pasolini– es lo que produce y preserva su autenticidad e identidad. Una identidad que, en este caso, se ve reflejada en la diversidad cultural, el flamenco, el mar, en los nombres de sus calles y, también, en su exclusión social.

Referentes del arte urbano a nivel internacional, Zosen –artista nacido en Buenos Aires que se crió en el barrio a lado– y Mina –artista Japonesa que curiosamente comparte el nombre con el barrio y que hace unos meses entrevistamos para Libra – empezaron a trabajar en conjunto en 2011. En el verano y otoño de 2018, realizaron dos talleres con los jóvenes de La Mina con la idea de acercarles su arte mural y crear un mural conjunto con las ideas de todos los participantes, trabajando con el carácter colectivo de la pintura. A los niños y niñas se les pidió que pintaran sus ideas y sueños de cómo imaginaban La Mina del futuro, y la mayoría de ellos coincidieron en expresar valores como la convivencia, el respeto entre las diferentes culturas, el dar visibilidad dentro de la sociedad a las personas que viven en el barrio, la paz, la naturaleza, los espacios verdes, la amistad, el amor, la familia y la cultura.

Con su emblemático estilo colorido, Zosen y Mina pintaron el mural durante el mes de Enero de 2019 en la pared de enfrente del Polideportivo municipal y el Centro Cultural Gitano, creando el primer mural de gran formato en La Mina. Todo esto, por supuesto, gracias al apoyo de entidades como la Associació Casal infantil de la Mina, Salesians de Sant Jordi y El Casal dels Infants, entre otros.

Al haber transcurrido parte de mi infancia en la no-go zone de mi ciudad, no pude ver el corto sin emocionarme por la belleza, los colores, la alegría y el brillo que, invadiendo esas zonas gises, desprenden tanto el mural como las niñas y niños que forman parte del proyecto.

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Yo no busco, yo encuentro"

Pablo Picasso